Childfree, el tabú de no querer hijos

childfree el tabú de no querer hijos

Sí, lo confieso. Me llamo Sandra y soy childfree. Y se que en nuestra sociedad el tabú de no querer hijos es grande.

Estoy en mis treintas, no tengo hijos y no creo tenerlos nunca.

Como tantas mujeres childfree, nunca me he sentido atraída por la maternidad. Nunca jugué a la mamá, ni siquiera de niña. Yo sólo jugaba a la Barbie ejecutiva, que tenía novio, trabajaba, viajaba. Mi Barbie jamás se casó porque de niña y adolescente me parecía el matrimonio el fin del romance. También jugaba con botones o monedas, a la escuelita. Y también con pitufos, conejos y perros a la tiendita, a la amiga intrigosa, a la feria… grandes historias complejas se desarrollaban en “la casita del árbol” y en la de los weebles. Pero nunca la historia de la mamá, el papá y los niños.

Creo que esa puede ser una buena señal de mis intereses proyectados desde pequeña.

Aunque no tener hijos, nunca ha sido una decisión definitiva. Es decir, hasta la fecha no he querido tenerlos, pero puedo cambiar de idea. A los 20 creí que cambiaría a los 25, a los 25 que a los 30, a los 30 que a los 35… y aquí ando… sin cambiar, sin que “el instinto maternal” se me haya despertado.

Realmente nunca ha sido un tema que me preocupe, pero últimamente he pensado más en ello dada mi edad y el reloj biológico que me dice que me quedan pocos años para cambiar de opinión. Pero como obviamente no voy a tener un hijo sólo por si cambio de opinión, creo que no los tendré.

Por todo lo anterior, me resultó fascinante y liberador el artículo sobre la investigación que tiró el mito de que los hijos son una pieza fundamental para la realización y la felicidad. Ese artículo lo compartí en el post: Sin niños por favor  porque esa era mi única preocupación.

Creo que una buena manera de decidir al respecto es hacer caso a las madres que dicen: para tener un hijo debes desearlo MUCHO, porque sólo así podrás lidiar con el enorme reto, trabajo, estrés, preocupaciones y responsabilidades que te esperan.

O como dice muy acertadamente Elizabeth Gilbert en su libro Comer, Rezar, Amar: “El día que me emocione la idea de tener hijos como me emociona viajar, ese día seré madre”.

No basta con: “a lo mejor quiero”, “mi familia quiere”, “es lo normal”, “para que me cuide en mi vejez”.

Si tomas una decisión tan importante basada en razones tan débiles corres el gran riesgo de pasar a las tristes filas de los arrepentidos y frustrados, y lo peor, no darle a ese hijo todo el amor, atención y aceptación que debe tener un niño que es traído a este mundo.

Lo cierto es que en nuestra sociedad es un tema tabú. La mayoría tiende a verte como un monstruo frívolo y egoísta por no querer tener hijos. Esperan que sólo por ser mujer te gusten los niños (TODOS los niños), pongas cara de ternura cada que te topas con un bebé, quieras cargar a todos los bebés de tus amigas, y disfrutes paseando por los pasillos de la ropa de bebé de las tiendas.

Yo francamente estoy cansada de tener que fingir entusiasmo con cada bebé que me plantan en el regazo, cada babyshower que me invitan y cada foto de hijos que ponen en Facebook. Entiendo el amor de los padres, pero ¿es que tenemos que enajenarnos todos con los niños? Es muy cansado. Y no odio a los niños, simplemente no me generan emoción (salvo excepciones) y ciertamente nunca me causan deseos maternales.

Muchas madres están obsesionadas con sus hijos, y esperan demasiado de los demás, ¿Por qué? parece ser otro de los mandamientos de la vida moderna: Festejarás a los hijos ajenos TODO lo que hagan. Ni se te ocurra expresar molestia, desagrado, ni siquiera indiferencia, porque serás culpable de la peor de las blasfemias.

Sin embargo, a pesar del tabú de no querer hijos, recientemente comienza a haber más apertura y  puedes encontrar  testimonios de padres y madres que dicen: De haber sabido todo lo que implica, no hubiera tenido hijos.  Así de honesto.

Y dado que el tema me ha resultado de lo más interesante, he buscado mucha información y he encontrado libros, foros, comunidades y artículos muy buenos, aunque casi todos en inglés, lo cual claramente se debe a un tema cultural. Me ha llamado mucho la atención que las webs en español sobre no tener hijos, en su mayoría se enfoca a problemas de fertilidad, no por elección. Sitios con nombres como: “buscando un milagro”, “como ser feliz sin hijos”, y similares. Está claro que en Latinoamérica aún está muy arraigada la cultura pronatalista, mucho más que en Estados Unidos por ejemplo, que es donde encontramos más movimientos childfree, DINK, NoMo, etc.

Así que, considerando esta carencia de foros y espacios en español para mujeres y hombres que no desean tener hijos, pensé que sería buena idea abrir un espacio: Childfree México, así que si les interesa el tema, visiten la página de Facebook y únanse a la nueva comunidad, tod@s son bienvenidos!

Para saber más:

10 cosas que hubiera deseado saber antes de ser madre (en inglés).

The Baby Matrix

Family of two

Web de parejas DINK

Arrivederci

NOTA: Post publicado originalmente en mi blog personal, en marzo del 2013.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 comentarios

  1. Gracias por abrir este espacio 🙂 aquí encuentro alivio porque comparto todas las ideas, que si las digo allá afuera me miran con cara de asombro

    1. Childfree México dice: Responder

      Hola Lili! Me da gusto que te sirva el espacio, porque es justamente por lo que lo abrí, para que podamos compartir lo que pensamos libremente. Saludos!

  2. Me encantó! Totalmente identificada. Te felicito!!!!

    1. Childfree México dice: Responder

      Hola Miriam!
      Muchas gracias por tu comentario, qué bueno que te gustó! Sus opiniones me motivan a seguir buscando y generando contenidos que les interesen! Saludos!

Deja un comentario