Escritoras childfree

escritoras childfree sin hijos

En este 8 de marzo en que conmemoramos el Día de la Mujer, es decir, la lucha por la equidad de derechos, hacemos un recuento de algunas de las mujeres destacadas de la literatura de todos los tiempos, que han dejado huella abriéndose camino en un mundo que no sólo es más difícil para las escritoras, sino también para aquellas que deciden vivir una vida sin hijos.

Mujeres que rompen barreras, que nos inspiran y que tienen mucho que decir.

Rosa Montero

La destacada escritora española, autora de obras como La ridícula idea de no volver a verte , o La Carne (uno de mis libros favoritos de 2018), ha expresado en más de una ocasión en su columna en El País, su postura sobre la crítica social que reciben las mujeres, que como ella, no han tenido hijos.

“Lo que me consta, por experiencia propia y porque lo he visto en otras personas, es que el hecho de ser madre no es la experiencia esencial y constitutiva de la existencia femenina.”, expresó en su columna.

Simone de Beauvoir

La coautora de la corriente filosófica conocida como Existencialismo y pionera en el feminismo, en su legendario ensayo El segundo sexo, dejó muy en claro que para ella, la maternidad era un obstáculo en el desarrollo de la mujer, y por lo tanto, debe ser producto de su libre elección.

“Una mujer insatisfecha, es difícilmente una buena madre”, señaló en dicha obra, un estudio profundo de la mujer y las injusticias que enfrenta en todos los ámbitos, y que por desgracia, sigue aún vigente, casi 70 años después.

Elizabeth Gilbert

La autora de la muy famosa obra que también se llevó al cine, Comer, rezar y amar, es childfree por convicción. En dicho libro menciona que el día que la idea de ser madre le causara el mismo entusiasmo y gozo que le daba viajar,  consideraría tener un hijo. Bueno, eso nunca pasó.

“En este punto de mi vida diría que no cambiaría las decisiones que tomé por nada del mundo”, señaló.

Sor Juana Inés de la Cruz

Nacida a mediados del siglo XVII, Juana Inés de Asbaje fue considerada una niña prodigio, que aprendió (a escondidas) a leer y a escribir a muy corta edad, y dichas actividades se volvieron su pasión, al punto que decidió ser monja con el fin de evitar una vida matrimonial y tener hijos, pues vivir en un convento fue la única forma que encontró para evadir ese destino indeseable para ella, y poder consagrar su tiempo a la escritura y la lectura.

Tal vez sea la primera mujer childfree de la que se tenga registro.

Victoria Schwab

La autora de fantasía estadunidense con varias obras en la lista de los más vendidos, aunque no ha hablado del tema en entrevistas, sí lo ha abordado en redes sociales, dejando claro que es childfree, pues tener hijos no está incluido en su proyecto de vida.

Por cierto, su novela Vicious, es también una de mis favoritas del año.

 

Sin duda, ser mujer escritora implica retos aún hoy en día, ya que sigue siendo relegada en algunos géneros, muchas personas prefieren leer a autores hombres, sin ninguna razón válida, y en términos generales, es aún un ámbito en el que todavía falta mucho trabajo por hacer para alcanzar equidad.

No obstante, es innegable que la situación va mejorando, aunque sea poco a poco, en especial si comparamos con lo que narra Virginia Woolf en Una habitación propia, pues en esa época, las mujeres tenían prohibido el acceso a las bibliotecas, a menos que las acompañara un profesor. Ya no digamos las escasas (si no es que nulas) posibilidades de hacer una carrera literaria.

Seguimos en la lucha.

Arrivederci

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario