¿Naces o te haces childfree?

childfree

¿Naces o te haces childfree? Esa es la cuestión.

Hace tiempo leía un artículo en Bustle, donde una chica narraba que llegó a sentirse culpable por no desear tener hijos, ya que, en pocas palabras, esa falta de deseo maternal en ella, estaba fuera de su control.

Eso me hizo darme cuenta que a lo mejor toda esta discusión sobre no tener hijos “por elección” es en esencia un planteamiento equivocado, si para muchos de nosotros es parte de nuestra identidad, desde siempre.

Así como en el caso de las personas gay, que simplemente así nacieron, no es una cuestión de “estilo de vida”.

¿Cómo sé que así nací? Porque nunca, ni en mi infancia, me ha atraído la maternidad. No importa que haya tenido yo una buena familia, ni tampoco el constante bombardeo pronatalista mediático me han hecho querer hijos. Me imagino que de la misma forma que las imágenes de mujeres semidesnudas en la televisión 24/7, no hacen que un hombre gay cambie mágicamente y desee acostarse con mujeres. Así, ver bebés en todas partes, ver a mis amigas emocionarse y correr a cargar a alguno, o los comerciales de televisión reiterando una y otra vez que nada es más hermoso que la maternidad, me han hecho cambiar mis deseos.

 

He notado también, haciendo mis investigaciones de campo entre mis amigos,  que gran parte de nuestra identidad se manifiesta desde corta edad.

¿A qué jugabas cuando eras niñ@? ¿Qué capturaba tu interés e imaginación?

Mis barbies nunca tuvieron hijos. Ellas eran mujeres ejecutivas, que vivían solas, que viajaban por el mundo y  tenían novio, pero no se casaban.

La estufa de mi barbie no era para cocinar pasteles para sus hijos. La estufa era en realidad una máquina del tiempo, con la que viajaba a exóticos lugares.

Y la casita “familiar” del árbol era el escenario de intricadas historias de amor, traición y hasta negocios.

Porque en el garage de mi casita de muñecas no estaba el papá y el hijo arreglando coches o los niños jugando, no. Mi cochera se convertía en una tienda. Mis personajes eran emprendedores que entre sus líos amorosos, se daban tiempo para vender productos a los vecinos.

No tuve muñecos bebés. No me atraía jugar a la mamá que pasea a los niños, los cambia y les da de comer. Tenía muñecas sí, pero para jugar a vestirlas y peinarlas. No eran mis hijas. Eran personajes de mis historias.

Y cuando analizo todo esto en retrospectiva me doy cuenta que en esos simples juegos ya se vislumbraba mi identidad “childfree”. Porque los años han pasado y yo no he cambiado en esencia.

La vida de mi barbie, para mi reveladora sorpresa, es la vida que he construido para mí, que me llena, me hace feliz y que no me interesa cambiar por el tradicional esquema de la mamá, el papá y los peques.

Lástima que mi estufa no sirve como máquina del tiempo. Eso sí sería sensacional.

Arrivederci

P.D. ¿Y ustedes? ¿A qué jugaban de niños? ¿Nunca quisieron ser padres, o cambiaron de opinión al paso del tiempo? ¿Nacieron o se hicieron childfree?

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

7 comentarios

  1. Yo nunca senti ese bit encendido en mi. Yo tenia 8 años la primera vez que expresé en voz alta y en público “Yo no me voy a casar ni voy a tener hijos”, (obvio todos rieron, pero me comenzaron a tomar en serio cuando me case a los 30 y les dije aun no quiero tener hijos). Y si llegue a jugar con mi hermana pero me parecia absurdo. Yo era dibujante, veterinaria o Directora de alguna importante empresa y mi Barbie tambien. Hoy con 43 años, si me case (y amo a mi marido). Soy Informática y tengo tres perros y soy Directora de un área (no voy tan mal).

    1. ¡Gracias por compartir tu experiencia! Me parece tan revelador descubrir que muchos de nosotros de plano, así nacimos, sin esa inclinación por la maternidad. Yo no me he casado, aunque no lo descarto, lo que sí tengo claro es que necesitaré encontrar un hombre childfree, que comparta totalmente este aspecto tan fundamental para mí. Tu “estilo de vida” es mi ideal también. Pareja, perritos, trabajo. Perfecto.
      Saludos Yolanda.

  2. Es la primera vez que miro en retrospectiva a mi niñez… Y leo las mismas cosas a las que jugaba, nunca me atrajo la ide de ser la “Mamá” de alguna de mis muñecas… De hecho nunca me gustaron mucho. Admiro demasiado a mi madre y su labor, pero con los años me doy cuenta que no soy como ella. Tengo 23 años, mi esposo y yo estamos a un par de meses de ser ingenieros informáticos y yo soy jefa de área… Tenemos 3 hermosos gatos y así somos felices. No nacimos para ser padres aunque mucha gente nos sigue presionando para que lo seamos.
    Somos felices con lo que muchos llaman “Mira tu matrimonio disfuncional”

    1. Felicidades por tu puesto a tan corta edad! Te entiendo perfecto. La gente es muy cerrada y de plano a muchos no les entra en la cabeza que no todas las personas queremos lo mismo, y que las mujeres no sólo somos incubadoras. Pero me da gusto que tú y tu esposo tengan tan claro lo que quieren y no se dejen presionar. Saludos!

  3. Es muy cierto. Cuando la gente me pregunta: ¿por qué no te has casado?, ¿no quieres tener bebés?. Los miro y simplemente respondo: Bueno, cuando uno promociona un producto que es maravilloso, lo hace con una sonrisa y dejando claro lo feliz que lo hace…. sin embargo, cuando veo la forma de vida que lleva, sus expresiones y su cara de hartazgo; pienso… bueno, creo que los hijos no son algo tan increíble, vdd?

    En cambio, sin hijos, uno puede salir a donde desea, crecer profesionalmente y disfrutar de sus logros financieros y académicos. Sentir que no solo te reconocen por saber cambiar un pañal o saber que eres importante por estar embarazada. El que te reconozcan como mujer y lo lejos que puedes llegar, sin tener la preocupación de ser juzgada por no haber dado toda tu vida a tus hijos y tu hogar, por sentirte con derecho de sobresalir como profesionista.

    El mundo ya no está en condiciones de seguir aceptando más gente, y para colmo, gente que no genera nada productivo; sino que solo se dedica a perjudicar a quien busca sobresalir. Si de eso se trata la reproducción, entonces me quedo sin hijos.

  4. ……..Hola, aunque este post es de hace tiempo, quiero dar mi opinión, por que yo tengo una clara diferencia con la autora y los comentarios anteriores. Yo me hice childfree, es decir no nací childfree. De pequeña si tenía muñecos y muñecas de bebés, jugaba a la casita, a los esposos, los hijos llegaban de estudiar, los ayudaba a hacer tareas, etc, todo esto cuando era niña, pero ahora, en edad adulta y sobretodo viendo como está el mundo: crisis económicas por doquier, desabastecimiento de recursos naturales, maltrato, inseguridad hasta el punto de que te quitan la vida por un celular y todo lo que se ve a diario,….. lo he decidido, soy childfree, y aunque no tengo presión por parte de mi familia ni conocidos, no tengo su apoyo tampoco, pero bueno, es mi decisión y así se mantendrá……… Gracias por este post…………. 🙂

    1. Childfree México dice: Responder

      Hola! Muchas gracias por compartir tu experiencia. Creo que en esto de no querer hijos hay de todo, los que así nacimos y los que lo han decidido por diversas razones. Lo importante finalmente es saber lo que queremos, y seguir nuestro corazón. Saludos Yury!

Deja un comentario