¿Somos valientes o cobardes los childfree?

Adele defiende a la gente childfree

Hace varias semanas, la cantante Adele dio una entrevista a la revista Vanity Fair, en la que hablaba sobre la maternidad y las personas childfree. Cuando la periodista le expresó su admiración y la llamó valiente por haber decidido tener un hijo en medio de su exitosa carrera musical, ella respondió: “Yo creo que es más valiente no tener hijos, mis amigos y yo sentimos presión para tenerlos, porque eso es lo que se supone que hacen los adultos”.

Luego añadió: “Amo a mi hijo más que nada en el mundo, pero diariamente, desearía poder hacer lo que se me dé la gana, cuando se me dé la gana. Todos y cada uno de los días me siento así”.

Primero que todo, aplaudí enormemente su postura abierta, sincera y sobre todo, que no sea como muchas personas que critican y juzgan a los childfree, por el contrario, ella expresó admiración y respeto por nuestra decisión.

Después también me hizo reflexionar, ¿somos valientes por ir contra la corriente, a pesar de las presiones, y los miedos que nos quieren infundir? ¿O somos cobardes por no querer cargar con ese tipo de responsabilidad?

Yo creo que si te presionan mucho, y esas presiones te afectan y te mortifican, y aún así sigues a tu rebelde corazón childfree, definitivamente eres valiente (o sea, Adele tiene razón).

Sobre ser cobardes, me parece que no aplica, porque finalmente, decidir no tener hijos no es un tema de valor, es un tema de convicciones, de deseos, de preferencias, de proyectos de vida.

Es decir, ¿es cobarde o valiente estudiar Diseño Gráfico en lugar de Contabilidad? ¿Preferir el cine independiente o el de superhéroes? ¿Ir de vacaciones a la playa en lugar de a las montañas?

Ninguna de las dos. Son solamente decisiones, gustos, preferencias, definidas por la personalidad.

Pero a manera de conclusión, si la decisión proviene de tu convicción, y te enfrente a situaciones difíciles, es valiente. Por el otro lado, si haces algo en contra de tus deseos, por seguir a los demás, es cobarde. O al menos, inconsciente.

En mi caso, dado que “ir contra corriente” no me mortifica y no me implica un reto, y tampoco sufro presiones para tener hijos de la gente que me importa  (amigos, pareja, familia), no creo que sea yo valiente. Sólo soy congruente conmigo misma.

¿Qué opinan? ¿A ustedes los presionan mucho para hacer lo que no desean?

Arrivederci

 

 

 

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario